A las cinco

Toda la mañana de ayer estuve con un dolor de cabeza que ni el café, ni el acetaminofen eliminaron. Los casos a los que llené expedientes van desde una niña con un grano de maíz descompuesto en la nariz hasta veinte puntos de sutura en la frente de un hombre agredido por su esposa en defensa propia. Eso sin contar a Don Jorge, el ex militar que cada cinco o seis días nos visita con el mismo padecimiento inexistente, que se esmera en describir para, tal vez, escapar de la soledad que representa no tener con quien hablar. Continue reading A las cinco

Variante XXI

En sala, se encontró con que su paciente era una niña. Ya le habían suministrado los líquidos e instalado las máquinas. Y comenzó. “Escarpelo”. “Pinzas”. “Hilo”. Todo le llegaba al instante. Sudaba. “El corazón, doctor”, oyó. Vamos, responde, murmuraba mientras con su mano oprimía y soltaba, oprimía y soltaba, oprimía y soltaba al pequeño corazón. ¡Reacciona! ¡Reacciona! ¡¡Por Dios, reacciona!! Y por varios minutos el equipo que lo asistía observó cómo insistía en aquel masaje aun cuando el agudo chillido del monitor se prolongaba. Continue reading Variante XXI