Our First Patient

There is a part of me amazed, a part of me penitent. I am sorry to drag a blade down the middle of your chest, and then to the side, peeling away the first layer of skin and fat. I am sorry to cut through your skin with no intention of sewing it back together again. I am sorry that one of us will crack your ribs, one by one, and watch our professor use a loud saw to separate your sternum. I am sorry that between my cringing, I am still curious, still excited to see what lies beneath. I am sorry that we change our scalpel blades when they get dulled on your body, so that they are sharp again. Continue reading Our First Patient

Cartas desde Kaohsiung

A la señora H le fallaban los riñones. Le aquejaba también una anemia severa, por lo cual necesitaba una transfusión de sangre – un procedimiento al que ella se había rehusado. El Dr. Tsao se sintió confundido. En Taiwán, no es común que un paciente se rehúse a recibir un tratamiento recomendado por sus médicos. Por el contrario, los pacientes tienden a estar de acuerdo con estos, por deferencia, aun si más tarde deciden no seguir las “órdenes” médicas recibidas. En lugar de utilizar la autoridad de la que usualmente dispone, el Dr. Tsao simplemente tornó su atención al paciente y preguntó: ¿Por qué? Continue reading Cartas desde Kaohsiung